May
1

Un seguidor solar para Gulliver

Una empresa de ingeniería lucense diseña un novedoso girasol hidráulico, con una superficie de paneles de 345 metros cuadrados ·· Sus dimensiones récord lo convierten en el mayor del mundo en el mercado. La compañía ya ha instalado un prototipo en Vilalba.

energiasolar.jpg

El seguidor solar SHS 345, diseñado por la firma lucense Ciarc Ingeniería, con una superficie portapaneles de 345 metros cuadrados, puede presumir de ser el mayor del mundo, un auténtico gigante, como el mítico Gulliver, destinado a captar la luz solar y transformarla en energía limpia.Luciano Asorey, director de la empresa lucense, señala que la idea y la concepción del diseño de este girasol, candidato al Libro Guinness de los récords, se debe a Luis Penalonga, ingeniero que concibió esta asombrosa estructura como un desafío a los permanentes inconvenientes que los actuales seguidores mecánicos tienen a partir de determinadas superficies de sus portapaneles. “El SHS 345 es el resultado de miles de horas de trabajo de ingeniería y del estudio meticuloso de 14 modelos de girasoles fotovoltaicos”, subraya el director de Ciarc.

“Romper con las limitaciones de superficie que surgen en los seguidores solares mecánicos fue el motivo fundamental de introducir los movimientos de giro mediante transmisiones hidráulicas”, añade Asorey.

Sistema de giro

El sistema de giro mediante la transmisión hidráulica es una de las innovaciones que aporta este modelo, lo que supone una gran ventaja a la hora de planear diseños con mayores superficies de portapaneles. De hecho, según apunta Luciano Asorey “nuestra empresa trabaja en un seguidor con una superficie de portapaneles de 435 metros cuadrados para generar 52 KW, con los paneles del mercado actual”.

El programa de seguimiento solar y el sistema de sujeción de paneles de este gigante solar son también otras de las innovaciones que incorpora en el sector de los seguidores solares. Todas estas características hacen que una compañía líder en el campo fotovoltaico como Abengoa lo califiquen de “el más ventajoso del mercado”, según afirma Luciano Asorey.

El seguidor solar SHS-345, con patente gallega, ha sido verificado y avalado en el prestigiosos Centro Tecnológico Aimen (Asociación de Investigación Metalúrgica del Noroeste).

Comparativa de mercado

En una comparativa con los seguidores solares actuales, según comenta Asorey, estos se orientan sobre el eje X para posicionar la elevación y sobre el eje Y para el barrido azimutal. El barrido sobre el eje Y está determinado en la mayoría de los casos por uno o varios motorreductores, cuyo piñón de salida engrana con una corona que hace girar el portapaneles desde el orto hasta el ocaso. La presión y las ráfagas de viento sobre la estructura hacen que todo el esfuerzo mecánico se concentre en el piñón del motorreductor o cualquier otro sistema de transmisión, lo que con frecuencia ocasiona su rotura y la consiguiente inmovilización de la máquina.

Sin mantenimiento

Este problema, señala Asorey, no lo tiene el gigante SHS-345, “ya que consigue la posición mediante el giro combinado de dos ejes, que se accionan mediante cilindros hidráulicos, lo que le otorga mayor precisión en el posicionamiento”. Añade que la ventaja de utilizar un sistema exclusivo hidráulico es sobradamente conocida en los sectores industriales y aporta ventajas de fiabilidad, robustez y ausencia de mantenimiento, entre otras.

Ciarc ha montado un prototipo del asombroso SHS-345, con una potencia generadora de 42 KW, en el municipio lucense de Vilalba, cuyo diseño contó con el patrocinio de la Consellería de Innovación e Industria de la Xunta y que será inaugurado a finales de este mes por el titular del departamento autonómico, Fernando Blanco. El Correo Gallego 02/05/08

Publicado por : solocachondeo | 3 Comentarios
Comparte:
     
3 comentarios
  1. 2. yooo el 30 de octubre de 2008 a las 08:35 | Replicar

    don asorey es mi tutor en el instituto donde studio xD

  2. 3. work and travel el 14 de enero de 2009 a las 12:38 | Replicar

    Éstas son no mis asombrosamente más, sino gracias.

Deja tu comentario: